El anochecer del estilo Vintage…


¡Qué preciosidad!

Una puesta de sol, con una boda de época y ese filtro vintage para las fotografías…

Vivimos en una etapa complicada  en la que usamos como gran referente los maravillosos años 50. Incorporamos elementos de decoración de aquella época  como, sillas dispares que recuerdan a un evento en el patio trasero y vasijas florales hechas de todos los tipos de latas o botes vacíos de comida, maderas, marcos de cuadros, botellas recicladas, papelería envejecida, puntillas…

 

Afortunadamente, la tendencia de la boda vintage  está empezando a ver la sombra de su propio atardecer.

 

En los últimos años hemos visto un clamor por los detalles personales y nostálgicos que han perdido toda la personalización y el significado real. Libros viejos, máquinas de escribir, bicicletas… Cuando los novios son más cinéfilos que lectores, no montan en bicicleta, ni han usado nunca una máquina de escribir.  Es curioso como simplemente por tendencia hemos realizado cosas que no nos identifica en absoluto. Pero no os preocupéis, que después de la noche oscura, vuelve a salir el sol y el estilo vintage habrá desvanecido para dar paso a algo mucho mejor.

 

Los novios, los decoradores, los wedding planner, los floristas, fotógrafos, etc… tenemos la necesidad de contar UNA HISTORIA DIFERENTE en cada boda. Porque al fin y al cabo, cada uno de vosotros sois únicos y especiales.

La pareja en el campo con las manos abiertas, la espalda iluminada por el sol, con trajes ibicencos. Destellos en una imagen a contraluz, en una ladera, al atardecer y los dos abrazados… Sí, son imágenes preciosas, pero seguro que al describirla os habrá venido a la mente muchas amigos con el mismo reportaje, al igual que simplemente por decir “boda rústica” habréis recordado las banderitas de tela arpillera, los tarros de cristal con puntilla, bicicletas, cajas de madera…. Porque no nos equivoquemos, la mayoría de bodas están siendo IGUALES.

 

Todos los profesionales en el sector queremos mostrar quiénes sois, captar vuestra esencia y que os sintáis cómodos en un entorno que os resulte familiar y os identifique. Así se podrá dar un toque diferente, atrevido y personal. Creo que es importante para vosotros que, quienes os ayudemos a crear ese día mágico, saquemos esa parte de vosotros para que encontremos vuestra PROPIA  ESENCIA para poder capturar el estilo único de la pareja, y no la tendencia de la temporada.

 

Sé que es difícil porque todavía no tenemos demasiados referentes y os estamos saturando de decoración de este tipo, pero no os preocupeis.

Pronto os empezaré a dar la clave de las nuevas tendencias y ejemplos gráficos para que podais ir cogiendo ideas.

 

¡No os perdáis el próximo post!