¡Adiós al estilo rústico!


Tranquilos que no me he vuelto loca. Vamos a ser honestos, ¿a cuántas bodas hemos acudido en los últimos 5 años? Muchas.

Es un día especial y único, un día que debe ser recordado por todos, y sobretodo, recordar que esa fue “vuestra boda” y no confundirla con la de María o la de Luís. Cada boda debe llevar un estilo personalizado, que os identifique y, que tenga detalles que los invitados y vosotros, los recordéis de forma especial. Porque sí, porque son “muy vosotros” y os representan a la perfección.

Entonces, ¿por qué os empeñáis en copiar la decoración que habéis visto en MILES de bodas en internet y que al final, la boda de tu prima, tu amiga y tu hermana, acaben siendo cortadas por el mismo patrón. Decoración envejecida, detalles en madera al estilo vintage, banderitas de tela en triángulo, estampado floral, tonos pastel, mesa dulce, las letras con vuestras inicales, los tarritos con puntilla…

 

Creo que os han resultado un tanto familiar estas imágenes… me equivoco?

Y es que no es para menos, es un estilo precioso, elegante y alternativo del que nos hemos hecho eco todos los expertos en bodas, y sí, la culpa es nuestra por saturaros de imágenes de este tipo en las redes sociales.

Esta moda Rústico-Vintage lleva más de 10 años. Comenzó en EEUU y llegó a España mucho después, allá por el 2012.

Próximamente os iré mostrando post con alternativas a este estilo, porque amigos, es hora de despedirse de lo rústico-vintage y empezar a personalizarlo a vuestra manera.

 

¡Lo siento, alguien tenía que decirlo!

¡Nos vemos en el siguiente post :)!

 

Fotografía: Pinterest